Publicidad | Vea su anuncio aquí

Eva Longoria no tolera salir con hombres ignorantes

Eva Longoria

Este 14 de febrero, Eva recordó que su primer beso tuvo sabor a fritura, pues su novio había comido Cheetos.

- Getty Images

Eva Longoria

FOTOS:  Eva Longoria luce abultada pancita

Ver fotos
Eva Longoria y Eduardo Cruz

FOTOS:  Eva, Eduardo y su romántico reencuentro

Ver fotos
Novias de fútbol americano

FOTOS:  Las novias famosas del fútbol americano

Ver fotos

Si hay una cosa que Eva Longoria ha aprendido en su larga trayectoria sentimental es que, más allá del atractivo físico, el vocabulario de un hombre puede ser determinante para conquistarla en una primera cita. De la misma forma, la estrella televisiva puede salir despavorida si su pareja en cuestión demuestra una evidente falta de cultura.

"Creo que poner de manifiesto su ignorancia o vanagloriarse de ello sería razón suficiente para terminar abruptamente la cita. Creo que una de las cosas que más me gustan en una cita es que la otra persona me seduzca con su vocabulario. Normalmente me fascina conocer a gente inteligente que me enseñe nuevas palabras. Hay citas muy instructivas que luego me hacen buscar palabras en el diccionario e integrarlas en mi léxico", reveló la intérprete a la edición estadounidense del Huffington Post.

La actriz se encuentra actualmente en Nueva York cumpliendo con varios compromisos publicitarios, entre los que se encuentran abrir oficialmente la Bolsa de Wall Street haciendo sonar la campana y participar en la nueva campaña publicitaria de una conocida marca de patatas fritas. La artista es capaz de relacionar su pasión por los aperitivos salados con alguna de sus primeras experiencias amorosas, en concreto con el particular sabor que aportan a los besos.

"No lo digo por decir, las patatas fritas son uno de mis grandes placeres ocultos porque no suelo comer dulces. Siempre he sido de aperitivos salados, hasta el punto de que todavía recuerdo las sensaciones de mi primer beso porque el chico se había comido antes una bolsa de Cheetos. Su aliento olía a Cheetos y eso es lo principal que se me ha quedado grabado de mi primer beso", bromeó.

Desde que saltara a la primera plana de la actualidad hace casi 10 años, Eva Longoria ha demostrado ser una mujer versátil que es capaz de compaginar a la perfección su profesión en el mundo de la interpretación con una extensa labor solidaria y política. Además, todavía le queda tiempo de sobra para dedicarse a una de sus grandes aficiones, la costura, y no teme echarse a las espaldas toda la carga de trabajo que supone coser los trajes de Halloween de sus familiares más jóvenes.

"Mi gran talento oculto es la costura, no paro de coser vestidos para mis amigos y mis sobrinas. Las pequeñas ya están llegando a una edad en la que son más coquetas y no quieren repetir vestidos, así que yo me encargo todos los años de confeccionar sus trajes de Halloween, Carnaval y de cualquier otra fiesta de disfraces. Hasta me ofrecí para arreglar el vestido de novia de una amiga que se casó hace poco. Me dijo: 'No, por favor, ni se te ocurra'", contó la tejana.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí