Capetillo: "Seguimos enamorados"

Capetillo: \

Bibi y Eduardo siguen muy enamorados. - TVnotas USA

-Bibi, ¿estos 13 años de casada con Eduardo te han costado trabajo?"Todo lo bueno en la vida cuesta trabajo. Así como se lucha por mantener una carrera, también lo haces por mantener un matrimonio exitoso, pero vale la pena. A mí me encanta disfrutar mi vida de casada".

-¿El número 13 es importante en tu vida?"Por supuesto, no creo en eso de que es de mala suerte. Fíjate, este año cumplimos 13 felices años de casados, Eduardo nació el 13 de abril, y mi hija Ana Paula el 13 de mayo; entonces ese número más bien es de buena suerte para nosotros".

-Te vemos igual de guapa que siempre, ¿eso también es parte importante para el éxito de tu matrimonio?"Desde luego, uno debe cuidarse siempre, primero para sí mismo, porque si uno está bien, puede hacer feliz a los demás. En nuestro caso, Eduardo siempre me anda chuleando, me dice lo bien que me veo y eso es padrísimo en un matrimonio".

-¿Haces ejercicio?"Sí, nos gusta andar en bicicleta, corremos, nadamos, hacemos mucho deporte. Y lo padre de todo esto es que lo hacemos también con mis hijos; Eduardito juega fútbol y no nos perdemos un partido, y a las niñas les fascina el patinaje artístico. La verdad es que a mi marido y a mí nos interesa inculcarles el deporte, es mejor tenerlos ocupados en algo positivo".

-¿Aún te falta conocer algo de Eduardo?"Nunca se termina de conocer a la pareja, bueno, ni a uno mismo. Día a día, el matrimonio se debe cuidar, porque cuando das las cosas por sentadas es cuando lo descuidas. De chiquita, mi mamá me decía que el amor es como una flor y hay que regarla, de lo contrario, se seca y jamás florece. Eso nunca se me olvidará, lo he tomado mucho en cuenta y mira, llevo 13 años de casada".

-¿El amor continúa vivo?"Mucho; lo amo, es un gran esposo y un maravilloso padre".

-Eduardo, ya son 13 años de casado, ¿cómo te sientes?"Estoy feliz, han sido de mucha estabilidad, me siento realizado como ser humano, esposo y, sobre todo, con los tres hijos que me dio mi mujer, son maravillosos".

-Además se casaron muy jovencitos y han conseguido lo que algunas parejas con suficiente edad no logran..."No sé qué tanto influya la edad, algunos dicen que casándose joven las lleva uno de perder, y otros que hacerlo muy grandes tampoco es tan bueno, pero yo creo que todos tenemos nuestro destino y los planes de Dios son importantes".

-Pero a ustedes les ha ido muy bien, ¿o no?"Así es, gracias a Dios; cuando tomamos la decisión de casarnos nadie creía en nuestro amor, no nos auguraban ni dos meses, y mira la sorpresa para todos, llevamos 13 años felices, porque nos casamos muy enamorados".

-¿Y sigues enamorado?"Mucho, y para lograr eso ha sido importante alimentar la relación todos los días, yo me impuse eso desde que me casé y he cumplido".

-¿La cuidas?"Sí, y ya se ha dicho que soy un celoso de primera. La verdad es que sí, pero no en mal plan; la cuido, la protejo como mi princesa, pero de eso a que sea un enfermizo, tampoco. Soy un hombre recio, pero enamorado de mi mujer y muy respetuoso".

-¿Sigues siendo detallista con Bibi?"Mucho, no espero a que sea su cumpleaños o el Día de la Madre para llevarle flores, lo hago seguido, eso me parece una muestra de lo que la amo. Si de repente quiero consentirla y llevarla de viaje, sin hijos o con hijos, lo hago con todo el amor del mundo".

-Además, seguro disfrutas mucho a tus hijos, que ya están enormes..."La ganancia de casarnos jóvenes fue, efectivamente, estar jóvenes y ver a nuestros hijos crecer. Los disfrutamos, les hemos tenido la paciencia que han necesitado y yo estoy encantado, soy un hombre muy feliz", finalizó el actor.