Confesiones íntimas de cuatro mujeres

Confesiones íntimas de cuatro mujeres

Esta mexicana es una mujer liberal declarada que escribió la versión mexicana de Sex and the City. - Univision.com

Esta mexicana, que pasa de los 40 años, es una mujer liberal declarada que tiene una columna sobre sexualidad en la revista mexicana Chilango, la cual encontró en ella similitud con el personaje principal de la serie Sex and the City, Carrie Bradshaw.

En los episodios de Sexo chilango se mezcla la ficción con la realidad para abordar los asuntos que tienen preocupadas a las mujeres de hoy: afrontarse libres en lo sexual, conseguir el éxito profesional y de paso encontrar una buena pareja que las comprenda.

Para Mónica, como para sus cuatro maduras amigas de más de treinta años, la batalla de la liberación sexual está ganada por lo que sus anécdotas incluyen amantes más jóvenes, embarazos lujuriosos, historias de hoteles y mucha reflexión.

En sus páginas, la autora invita a liberarse de esos esquemas y tabúes que la sociedad le impone a la mujer.

"La mujer sigue siendo educada para sentir culpa del sexo, el que creen tiene que ser producto del amor forzosamente", asegura la autora.

Y aunque sus personajes hacen lo que se les da la gana, tienen independencia económica y tienen casi el mundo a sus pies, eso no significa que no sufran de conflictos amorosos.

"El que te ganes la libertad sexual es un paso, pero eso no significa que dejes de buscar una relación profunda y que te llegue el deseo de ser madre. Finalmente uno que es liberal a veces acaba haciendo lo que quería la sociedad pero a su manera, con una serie de experiencias previas", rectifica Braun, quien ahora también es madre y tiene una pareja estable.

¿Qué buscan las mujeres?

Aunque la mujer ha ido tomando las riendas de su vida, una de las verdades paradójicas que sale a relucir en Sexo chilango es que las mujeres liberadas de hoy en el fondo quieren amor, pero no matrimonio; pasión en vez de rutina; libertad pero creando un vínculo real con alguien.

"Se vale lo que sea, mientras seas fiel a ti misma y no te dejes presionar por el que dirán los demás. Porque también cuando somos muy liberales nos da miedo reconocer que queremos una pareja estable", comenta Braun entre risas, al explicar que muchos de sus lectores se sorprendieron al saber que la autora formaría una familia.

Aunque la mujer ha ido tomando las riendas de su vida, una de las verdades paradójicas que sale a relucir en Sexo chilango es que las mujeres liberadas de hoy en el fondo quieren amor, pero no matrimonio; pasión en vez de rutina; libertad pero creando un vínculo real con alguien.

"Se vale lo que sea, mientras seas fiel a ti misma y no te dejes presionar por el que dirán los demás. Porque también cuando somos muy liberales nos da miedo reconocer que queremos una pareja estable", comenta Braun entre risas, al explicar que muchos de sus lectores se sorprendieron al saber que la autora formaría una familia.

El hombre ideal de hoy

Pero los gustos de la mujer han cambiado y se han vuelto más exigentes. Según Braun, los mejores hombres son los que han desarrollado su lado femenino, "que son fuertes pero que no tienen miedo de ser sensibles y que hablan de sus sentimientos sin dejarte de proteger".

Ella explica que como la mujer de hoy a desarrollado un poco su lado masculino, ya no busca al hombre que la mantenga sino al que comprenda sus sentimientos, con quien pueda hablar y que se impulsen mutuamente.

"Cuando dos personas se potencian y se cobijan en sus debilidades, se dan unas relaciones maravillosas. Lo malo es que ahora para que una mujer encuentre a su igual no es tan fácil, porque los hombres se andan quedando rezagados", ríe Braun.

Para Mónica Braun, después de una vida tan amorosamente agitada, el amor no se trata de ser apasionado ni de entregar el alma, sino de usar el cerebro.

"Cuando usas el cerebro te va mejor, tenemos que ser inteligentes para amar ya que la mitad de los celos son absurdos e irracionales. Si te van a dejar lo van a hacer, o si están contigo por algo están contigo", recalca la experta.

Los hombres la leen

Quienes leen las columnas de Mónica Braun no son únicamente mujeres, como podría pensarse. A los hombres les fascina enterarse qué es lo que pasa por la cabeza de las mujeres.

Y aunque esta obra está escrita desde el punto de vista mexicano, la autora piensa que cualquier hombre que quiera saber de qué hablan las mujeres, lo podrá hacer leyendo Sexo chilango, pues finalmente en todo el mundo las preocupaciones del sexo y del amor terminan siendo las mismas.