Quién lee más y mejor en el mundo

Si empezamos por los países que tienen un alto porcentaje de lectores, Suecia encabeza la lista. De acuerdo con el Eurobarómetro, un reporte de la opinión pública en la Unión Europea, el 80 por ciento de los suecos ha leído al menos un libro en su vida.

En la misma lista le siguen los finlandeses con un 75 por ciento y los británicos, con un 74 por ciento. De acuerdo con este reporte, en promedio 60 por ciento de los europeos ha leído al menos un libro en los últimos doce meses.

Sin embargo, de acuerdo con los diagnósticos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Finlandia encabeza la lista de los que mejor entienden lo que leen, seguido por Canadá, Nueva Zelanda y Australia.

Pero hablar del porcentaje de lectores que tiene un país y de la calidad de comprensión de lectura no lo dice todo. Para demostrarlo, están los reportes de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación (UNESCO).

Según la UNESCO, Japón tiene el primer lugar en el hábito de la lectura. El 91 por ciento de la población está acostumbrado a leer.

Otro ejemplo que demuestra la diferencia entre hábitos de lectura y número de lectores es México. Según la última encuesta nacional de lectura, 56.4 por ciento de los mexicanos lee libros. Sin embargo, contra estos resultados, la UNESCO asegura que el 2 por ciento de los mexicanos tiene un real hábito de la lectura.

El panorama en Europa no es tan bueno para todos, como parece. La Federación de gremios de editores de España dio a conocer que el 46.5 por ciento de los españoles nunca lee, y según el Eurobarómetro, los índices más bajos de lectura en Europa se observan en Portugal, con 32 por ciento de lectores, y en Grecia, con 45 por ciento.

Menos lectores en América

Según datos de la Asociación Nacional de la Educación de Estados Unidos (NEA), 57 por ciento de la población norteamericana acostumbra a leer contra un 26.5 por ciento de los latinos que viven en Estados Unidos.

Por su parte, algunos países de América Latina tienen índices más bajos de lectura, como: Brasil, con 14.8 por ciento y Colombia, con 37 por ciento. En Argentina, 30 por ciento de los habitantes no leyó ningún libro en los últimos seis meses contra un 40 por ciento que afirma haber leído entre uno y tres libros, según una encuesta divulgada por el diario Clarín.

En el Caribe, tan sólo 25 por ciento de los dominicanos dedican su tiempo libre a la lectura.

Las encuestas también demuestran que uno de los géneros preferidos alrededor del mundo es la novela, en especial en España y México.

De acuerdo con el último sondeo de la consultora Mitofsky, un 23.3 por ciento de los mexicanos prefiere las novelas y el 19.7 por ciento prefiere textos de superación personal.

Otro de los géneros favoritos es la ciencia ficción. A 47 por ciento de los norteamericanos, por ejemplo, les gusta leer este género. Así mismo, Finlandia lo tiene entre sus preferidos, junto a uno que quizá sorprenda a muchos: la gastronomía.

‘Capital Mundial del Libro’

Desde el año 2001, la UNESCO ha otorgado anualmente el nombramiento de ‘Capital Mundial del Libro’ a aquella ciudad que, por la calidad de su industria editorial y el fomento a la lectura, se lo merece y no porque sea el que más lectores tenga.

Este 2007, la ciudad de Bogotá fue la elegida gracias a sus múltiples esfuerzos por fomentar la lectura.

Ésta es la primera vez que una ciudad latinoamericana recibe este título, luego de que en años anteriores, Madrid, Alejandría, Nueva Delhi, Amberes, Montreal y Turín recibieran esta distinción.

Según informes del gobierno colombiano, la capital de Colombia prevé una serie de magnos eventos, en los que incluyen la reunión de 39 escritores menores de 39 años, nacidos en Latinoamérica, que más se destaquen en la actualidad, llamada ‘Bogotá 39’.

Además, en abril celebrarán la feria del libro, en junio un festival de poesía, en octubre la feria del libro infantil y juvenil y en noviembre un encuentro internacional literario.

Así que después de tantos barómetros de cantidad y calidad de lectura, existe una oportunidad para aquellos países que también se esfuerzan por acrecentar las filas de lectores.