Enlaces Relacionados

  • Para el amor no hay edad
  • Para el amor no hay edad
  • Para el amor no hay edad
  • Para el amor no hay edad
  • Para el amor no hay edad
  • Para el amor no hay edad
  • Para el amor no hay edad
  • Para el amor no hay edad
  • Para el amor no hay edad
  • Para el amor no hay edad
  • Para el amor no hay edad
  • Chespirito
  • Para el amor no hay edad
  • Para el amor no hay edad
  • Chespirito
  • Para el amor no hay edad
  • Para el amor no hay edad
  • Chespirito
  • Para el amor no hay edad
  • Para el amor no hay edad
  • Para el amor no hay edad
  • Chespirito
  • Chespirito
  • Chespirito
  • Chespirito
  • Chespirito
  • Chespirito
  • Chespirito
  • Chespirito
  • Chespirito
  • Chespirito
  • Chespirito
  • Chespirito
  • Chespirito
  • Chespirito
  • Chespirito
  • Chespirito
  • Chespirito
  • Próximo álbum

La historia de Chespirito en fotos

¿Y las antenitas? Roberto Gómez Bolaños llegó al mundo el 21 de febrero de 1929. Hijo de una familia de clase media de la Ciudad de México, el pequeño niño no soñaba con la fama que le esperaba y tan sólo se dedicó a ser como todos los demás niños: Un poco inquieto, algo travieso y bastante creativo.

Sus primeros pasos. Roberto Gómez Bolaños es hijo de la secretaria bilingüe Elsa Bolaños-Cacho Aguilar y el pintor, dibujante e ilustrador Francisco Gómez Linares, y fue el segundo de tres hermanos, Francisco y Horacio. Desde pequeño vivió en casa la influencia del arte gracias al trabajo de su padre, quien le mostraba sus ilustraciones aún muy pequeño.

Su infancia. Nada pudoroso, un Chespirito como nunca lo verás, posa en esta foto del recuerdo. ¡No contabas con su astucia!

Huérfano de padre: El padre de Roberto Gómez Bolaños falleció cuando él era aún muy pequeño, dejándolo desamparado junto a sus hermanos y su madre. Esta última fue la encargada de sacar adelante a la familia, demostrando con su ejemplo a sus hijos, cómo con trabajo, todo se puede lograr en la vida.

Infancia feliz: A pesar que vivieron muchas dificultades económicas, Chespirito asegura que su infancia fue muy feliz. "Mi mamá era tan sensacional que nunca me di cuenta que andábamos pobres," ha contado en entrevistas."No tuve bicicletas o trenes eléctricos, pero nunca me faltó una pelota. Fui muy feliz gracias a que ella se 'mataba' trabajando, pero de eso me di cuenta hasta que crecí."

Estudioso deportista: En el colegio, Roberto Gómez fue uno de los estudiantes destacados, y aunque no dejaba de lado las travesuras típicas de la edad, siempre fue bueno para las matemáticas y la lectura. En el deporte no se quedaba atrás y siempre ágil y vigoroso, anotó muchos goles en porterías contrarias, al tiempo que progresaba en los estudios.

¡Chanfle!: Muchas veces ha comentado Chespirito que le hubiera gustado ser futbolista. Esta pasión se vio reflejada en el personaje de Don Ramón, quien adoraba el futbol (le iba a las Chivas del Guadalajara) y las dos exitosas cintas El Chanfle, y El Chanfle II, que el propio Roberto Gómez escribió y protagonizó a principios de de los años 80.

Con la 'palomilla': En la universidad, Roberto Gómez no dejó de tener amistades, como lo muestra la imagen. Sin embargo, los estudios no fueron descuidados y Chespirito (primero de izquierda a derecha) logró terminar la carrera de Ingeniería, la cual no ejerció, pues el destino le tenía preparado otro camino.

Sus primeras palabras: Tras colaborar por algunos años en una agencia de publicidad como escritor, Chespirito comenzó a escribir programas de televisión. Los dos primeros fueron 'Cómicos y Canciones' y 'El Estudio de Pedro Vargas', exitosos programas de la década de los 60 en México. Más adelante, el escritor realizaba los guiones para el programa de Viruta y Capulina (en la foto) e incluso llegaba a actuar en algunos de los sketches.

Shakespeare mexicano: A finales de los años 60, su talento le trajo a Roberto Gómez la oportunidad de tener su propia media hora de programa cómico. 'Los Genios de la Mesa Cuadrada' y 'El Ciudadano Gómez' fueron los primeros programas que escribió y protagonizó, y con los cuales logró destacar. Agustín lo bautiza como Chespirito, haciendo alusión a su talento para escribir, comparándolo con Shakespeare, pero en chiquito.

Nace el chavo: Gracias a su éxito, Telesistema Mexicano le ofrece a Chespirito la oportunidad de crear otro programa, y así nacen El Chapulín Colorado y El Chavo del 8.
Curiosamente, este personaje, del que nunca se sabe el nombre, no vive en el número 8 de la vecindad, sino que es por ese canal que se transmite por primera vez en México a principios de los años 70.

Su insipiración: Uno de los personajes favoritos de Roberto Gómez Bolaños siempre fue el de Charlot, creado por Charles Chaplin. En diversas ocasiones, el programa Chespirito le rindió homenaje al actor que insipiró a varias generaciones, entre ellas a la del creador de El Chavo del 8.

Famoso de famosos: Durante la década de los 70 y frecuentemente durante los nueve años que duraron 'El Chapulin Colorado' y 'El Chavo del 8' como programas separados, las estrellas aparecían en los noticieros del momento y en emisiones musicales y de comedia. En esta foto, Jacobo Zabludovsky, piedra angular del periodismo televisivo de esa década entrevista a Chespirito, Forinda Meza y María Antonieta de las Nieves (La Chilindrina)

Recuerdos: Una bella imagen con Florinda Meza y María Antonieta de las Nieves.

Años felices: Durante los años 80, y con más de 50 años de edad, Chespirito gozaba de la popularidad y el cariño del público desde hacía más de una década. Discos, souvenirs y regalías por la transmisión de los programas en Europa, Sudamérica y hasta en Africa, le dan una vida holgada a su creador. El programa Chespirito, creado a principios de los 80's incluye personajes nuevos que refrescan la serie.

Ah, picarón... Pero la televisión, el cine y la música no son las únicas facetas que conoce Roberto Gómez Bolaños, el teatro es también una de sus pasiones y con la obra 11 y 12, alcanza un éxito teatral no conocido en México con anterioridad. En la foto, como su personaje Eloy Madrazo.

Estrenada a fines de la década de los 80, la obra es bastante más pícara que su comedia televisada, y fue mantenida en la cartelera por varios años, hasta cumplir 28 mil representaciones en México, USA y Latinoamérica.

Orgulloso papá: Roberto Gómez Bolaños posa con sus cuatro hijos, producto de su primer matrimonio. Una de sus hijas es actriz, y su hijo, Roberto Gómez Fernández, es además de productor y director de telenovelas, el encargado de todos los asuntos relacionados con Chespirito. Su hijo ha comentado que no hay día que no le lleguen propuestas de mercadeo para los personajes de Chespirito.

De fama internacional: Florinda Meza y Chespirito posan con su amigo y restaurantero, Rafaello. Amigo de muchas estrellas, especialmente de los años 70 y 80, el restaurantero italiano no perdió la oportunidad de fotografiarse con una de las figuras más relevantes de la televisión mundial.

Amor eterno: Recién casados, luego de muchos años de amor, Roberto Gómez Bolaños y Florinda Meza ven el futuro con optimismo. Chespirito sigue cosechando premios y reconocimientos a nivel mundial, como el Doctorado Honoris Causa de una universidad de El Salvador. 

Muy querido: A lo largo de sus décadas de carrera, ha recibido muchísimos homenajes por todo Latinoamérica. Aquí escucha muy atento una ceremonia en el año 2000.
Junto a sus compañeros de reparto, Rubén Aguirre "El Profesor Jirafales", María Antonieta de las Nieves "La Chilindrina" y Edgar Vivar "El Señor Barriga".
Polifacético: Además de sus talentos en televisión, en 2003 Gómez Bolaños lanzó a la venta su libro de poemas titulado "Poemas y un poco más".
Momentos históricos: En agosto de 2006 los personajes creados e interpretados por Roberto Gómez Bolaños pasan a la historia como los únicos personajes de la televisión mexicana que tienen su propio sello postal en México. Aquí recibe el honor de manos del entonces presidente de México Vicente Fox.
Chespirito muestra las estampillas postales de "El Chavo del 8" y "El Chapulín Colorado", que circularon en México, acompañado de su esposa Florinda Meza (Doña Florinda).
Memorias: Acompañado del presidente de Televisa Emilio Azcárraga, presenta en septiembre de 2006 su libro de recuerdos titulado "Sin Querer Queriendo" donde narra cómo creó cada uno de sus personajes además de compartirnos algunas anécdotas a lo largo de su carrera.
¡A las caricaturas!: En octubre de 2006 presentan el nuevo proyecto "El chavo animado", que también se convirtió en una sensación. Se incluía aventuras de los personajes originales, pero sin incluir a La Chilindrina, tras las diferencias entre Chespirito y María Antonieta de las Nieves.
Acumulando premios: En junio de 2007 es galardonado en la cuarta entrega de los "Premios Principios" por la serie "El Chavo Animado", en la categoría de Mejor Contenido de la Televisión.
Altruista: Con sus hijos Marcela y Roberto Gómez Fernández, anuncia en febrero de 2008 la Fundación Chespirito I.A.P., instancia privada con el fin de ayudar a niños de bajos recursos.
En octubre del mismo año, organizaron una cena donde subastaron esculturas de manos de famosos, a beneficio de la Fundación Chespirito.
Magno homenaje: En febrero de 2012, se le preparó un tributo importante titulado "América Celebra a Chespirito", con un evento en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México, al cual asistieron sus compañeros Edgar Vivar y Rubén Aguirre.
Ahí le cantó Juan Gabriel un tema especial, y hasta "El Divo de Linares" portó un traje que recordó al Chapulín Colorado.
Actualmente vive en Cancún, en donde estar al nivel del mar le ayuda mucho a su salud. Convive felizmente con toda su familia.
Chespirito celebrando su cumpleaños 82 en 2011.
Ahora está en contacto con sus fans desde su cuenta de Twitter, en donde tiene más de 6 millones de seguidores.
Don Roberto con su perrita, Lola.
A sus 85 años, sigue y seguirá divirtiendo a generaciones de seguidores, no sólo en Latinoamérica sino por todo el mundo. ¡Gracias por los millones de sonrisas!
Próximos álbumes

El detrás de cámaras de "América Celebra a Chespirito"

Juan Gabriel está más vivo que nunca

¡Galilea volvió a quedar en el piso!

Una gala de reencuentros y lágrimas

Disfruta más imágenes
a tu izquierda