Publicidad | Vea su anuncio aquí

La vecindad y sus pleitos

Chusma, chusma

Ahora resulta que no todo lo que brilla es oro, y la Vecindad del Chavo del Ocho no era tan amigable como nos hicieron creer. Según el diario El Universal, en México, los pleitos entre los actores eran en verdad de vecindad, y aunque ahora todos dicen que se quieren mucho, en la mejor época del programa, no todo era felicidad...fíjate, fíjate, fíjate.

El primer round de vecindad lo portagonizó Carlos Villagrán, mejor conocido como Quico, quien había llegado a la producción de Chespirito gracias al actor Rubén Aguirre, (El Profesor Jirafales). Villagrán fue el primero en salir del programa por envidia, según cuenta Florinda Meza:

"Envidia la había en él, y por eso se salió. Su principal punto de envidia era con María Antonieta, La Chilindrina. No se querían. En realidad fue la única manzana podrida que tuvimos", destaca el diario mexicano.

En 1978, Villagrán decidió cambiarse de domicilio, tomó su gorrita de rehilete, su traje de marinero, y sus cachetes inflados, y al ritmo de 'Ay, ya cállate, cállate que me desesperas' se fue a Sudamérica para hacerse famoso por cuenta propia.

Por su parte, Roberto Gómez Bolaños, creador y dueño de la serie, entabló una demanda para que le devolviera lo que se llevó. La disputa por el personaje de Quico fue ganada por Chespirito, pero como en toda pelea de vecindad, el que no hace trampa no gana: Villagrán siguió trabajando como si nada, pero con otro nombre: Kiko.

Con todo y personaje rebautizado, realizó un programa de televisión titulado !Ah, qué Kiko! y más tarde recorrió algunos países de América Latina con su show El circo de Kiko. Actualmente vive en Chile.

Buaaa, buaaa...

En 2002, surgió el conflicto legal entre Chespirito y La Chilindrina por los derechos de creación de la niña. En 1995 De las Nieves consideró que ella había aportado tanto al personaje, que éste le pertenecía.

María Antonieta de las Nieves hizo un pataleta como las de La Chilindrina, y decidió registrar como creación suya el personaje, en 1995. Esta vez, Chespirito cedió, el personaje le corresponde legalmente a María Antonieta, pero por eso fue dejada fuera de los proyectos posteriores de Gómez Bolaños.

Pero te voy a acusar

Generalmente muy callado, en una visita a Chile en 2004, Gómez Bolaños se soltó de la lengua y declaró a la prensa local que, Carlos Villagrán y María Antonieta de las Nieves carecían de nivel intelectual.

"No quiero humillar de ninguna manera, pero la preparación intelectual, y precisamente de ellos dos, es bajísima", escribe El Universal.

Finalmente, en el 2003, Edgar Vivar, quien diera vida a los personajes el Señor Barriga, y Ñoño también salió en defensa del productor, y apoyó las razones de Chespirito para pelear por los derechos de Quico y La Chilindrina.

"Jamás tuve un problema con Chespirito porque lo considero mi amigo. Lo de Quico y María Antonieta fue un conflicto de intereses que yo no tuve, porque para mí el dinero es secundario, y para ellos fue un factor primordial", concluyó el actor Édgar Vivar.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí